Juan José Aroz Contacto Información legal Nuestra colección

Globalización

Tanatomanía

Sombras de un mismo sol

David Calleja Cuñado

315 páginas · 11 €
Edición agotada

David Calleja Cuñado (Bilbao, 1975) tiene Periodismo y estudios de Diseño Gráfico. Actualmente está trabajando para la Diputación de Bizkaia, en el Dpto. de Obras Públicas y Transportes, con una Beca de Periodismo.

Tiene escrito otro libro de fantasía épica, bastantes relatos y ha colaborado en revistas especializadas.

Sombras de un mismo sol es una novela que narra las peripecias de un grupo heterogéneo de personajes que buscan hallar la verdad acerca de una heroína a la fuerza. Una mujer a la que la vida se le ha complicado terriblemente y lucha por sobrevivir.

Las aventuras se suceden sin pausa y el ritmo es trepidante, por lo que el lector disfrutará con ella hasta la última página.

Y efectivamente, todo lo que dice la contraportada del libro, es cierto. Sombras de un mismo Sol, ya en el comienzo, promete. Sé que empezar de esta forma el comentario de una novela es lo habitual, porque efectivamente, si una historia no promete ya desde su inicio, entonces, ¿qué podemos esperar? ¿En qué se convierte? La respuesta sigue siendo “en una narración inventada” (según nuestro diccionario), aunque traducido correctamente, vendría a significar algo así como un auténtico bodrio, que además te obliga a perder tu preciado tiempo, tu, seguramente escaso dinero, y por descontado, tu buen humor. Con Sombras de un mismo Sol, no perderás nada de esto, te lo aseguro.

Y volviendo al comienzo, lo que quiero decir con que promete, es que desde el principio, la novela de David Calleja engancha de verdad. Ya desde la primera página te introduce de manera magistral en el planeta Kalabor, comprometiéndote a mezclarte con sus variopintos moradores, o bien a codearte con sus recién llegados turistas (esos mismos “personajes-producto” fruto de nuestra sociedad actual, llevados en esta ocasión al terrorífico “Hexágono”), que locos por asistir y disfrutar en directo del atroz “juego”, la Red, te obligan a involucrarte en un sanguinario universo, que en un principio no parece ser sino una especie de curiosa mezcla entre la saga Mad-Max, y Espartaco... o Gladiator.

Sombras de un mismo Sol (y para no desvelarte más que lo imprescindible), es una historia que cuenta con los ingredientes necesarios (todos) para que, como historia, te enganche resultando además creíble; amor, desamor, amistad, fidelidad, traición, odio, sexo, intereses ocultos y otros que no lo están tanto... además de un ritmo increíble en la narración, una fluidez tal que hace que la historia resulte aún mucho más atractiva, si es que eso es posible. ¡Las páginas pasan a una velocidad pasmosa, créeme!

Pero sigamos... por supuesto, la novela de David Calleja, cuenta con acción a raudales. Ninguno de sus capítulos, ni tan siquiera alguno de sus “pasajes”, sobra o hace que decaiga ni por un momento el ritmo la historia. Todo está calculado e introducido en su justa medida; cada personaje y su respectiva narración de los hechos, cada entorno (que por cierto son de lo más variados, incluso hay alguna paranoia fantasiosa... fantasía pura, señoras y señores...), TODO.

Además, y por si todo esto fuera poco, también nos regala las maravillosas introspecciones por parte de cada uno de los personajes, principales o secundarios, que van apareciendo de manera ordenada, e hilvanando la trama impecablemente: Figuras que ya de paso, intervienen dando lugar al curioso descubrimiento de personalidades complejas, y en ocasiones, a otras que no lo son tanto, pero que quizá acaben resultando casi, casi tan interesantes como las primeras. Curiosamente, también cuenta con un personaje principal, el que digamos, trae a todos de calle, que contrariamente a lo habitual no acapara el protagonismo de la historia, pero sí cumple con el objetivo principal del “prota”, que es el de centrar todas las atenciones en él. Dido, que así se llama dicho personaje, resulta tan impactante desde su primera aparición, tan heroico sin pretender serlo, que te obliga a admirarlo de la misma manera que lo hace el resto, y por supuesto, a querer saber más de ella a toda costa (porque además es mujer, ¡y qué mujer!). Sin conocerla aún, sin saber qué ha hecho que se convierta en lo que, por accidente, es, decides sumarte a la determinación de aquellos que quieren encontrar a esta mujer, y al igual que ellos, acercarte a su vida, a sus pensamientos, y para ello pasas una página y después otra, y luego otra...

En definitiva, la narración de David Calleja Cuñado, este joven bilbaíno que según parece y demuestra, es de lo más exigente consigo mismo, es un trabajo redondo, quizá una de las mejores novelas que he tenido la suerte de leer este año.

Y ya para concluir, lo hago quedándome con una de las muchísimas frases inteligentes que pueblan Sombras de un mismo Sol; borra el pasado de tu memoria, identifica personas, olvida los sexos...

Por supuesto, si quieres entenderla dentro de su verdadero contexto, ya sabes lo que tienes que hacer ;-)

Pily B.

Editora de "NGC3660"

(Crítica aparecida en NGC3660)