Juan José Aroz Contacto Información legal Nuestra colección

El corazón de Atenea

Hacia el teorema del punto fijo

Perros bajo la piel

Luis Ángel Cofiño

393 páginas · 14 €
Edición agotada



Es la novela Perros bajo la piel del escritor asturiano Luis Ángel Cofiño.

El año pasado, en una consulta realizada en el foro de CF de Cyberdark, su anterior obra El cortafuegos resultó elegida como la mejor entre una cincuentena de títulos de autores españoles.

El contexto en el que se desarrolla Perros bajo la piel es exactamente el que se describe en las últimas páginas de El cortafuegos.

Se menciona un gran Acorazado confederado que se dirige hacia Alpha Centauri, la quinta colonia extrasolar... y algo importante ocurrirá con esa nave.

Estamos a mediados del siglo XXV, la Tierra es un mundo reconstruido, unido y en paz. El hombre se ha lanzado a la exploración espacial.

Se trata de una extensa e independiente novela coral, con un puñado de protagonistas entrelazados, cada uno de ellos con una historia personal cerrada en sí misma.





Recuerden este nombre

Recuérdenlo; Luis Ángel Cofiño.

Ha publicado únicamente dos novelas y algunos relatos desperdigados, pero ignorar a éste autor oventense podría ser el mayor error que podría cometer la ciencia-ficción española en su toda historia.

El hecho de que estas dos novelas (EL CORTAFUEGOS, justamente aclamada, y PERROS BAJO LA PIEL) hayan sido publicadas en una fan editorial como la de Juan José Aroz, no debería ser una variable para una lamentable clasificación apriorística de ambas obras. Es bien conocido que las «arozadas» son miradas por encima del hombro por algunos sectores demasiado exigentes de la «crítica», incluso yo mismo considero que, de todo lo que publica Juan José, apenas se salvan de la quema unos pocos ejemplos. Pues bien, lo hasta ahora publicado a Luis Ángel Cofiño son parte esos ejemplos y justifican por si solos el gran esfuerzo sostenido de Juan José Aroz por sacar adelante su colección.

Lo primero que sorprende de estas dos novelas es la amplitud de sus planteamientos y la multiplicidad de matices con las que están construidas. Son dos magnas obras de política-ficción en las que sucesivos golpes de timón mantienen en vilo al lector, sorprendiéndole una y otra vez hasta que, finalmente, deja de lado cualquier intento de adivinar cual será el final de la obra porque no se tarda en aprender que, absolutamente nada de lo que se le está contando, es del todo cierto ni del todo falso. En ese sentido EL CORTAFUEGOS es mucho más redonda, más madura que PERROS BAJO LA PIEL, el argumento y la conclusión final son bastante más sólidos y mucho menos traídos por los pelos, y el hecho de que se trate de un final ciertamente sobrecogedor le da mucha más cohesión que el más complejo de admitir desenlace de PERROS BAJO LA PIEL.

Sin embargo, en ambas Luis Ángel Cofiño exhibe una capacidad prodigiosa para la maquinación, para imaginar conspiraciones dentro de conspiraciones dentro de conspiraciones, para llevar a sus personajes al límite y hacerles escapar airosamente, y resolver situaciones de una notable complejidad con una facilidad digna de asombro. Todo en sus novelas encaja como un perfecto autómata en el que no falta ni sobra ninguna pieza, en la que si bien los protagonistas parecen abocados a un destino trágico, no es posible asegurarlo hasta que éste efectivamente se revela.

Si es que llega a suceder así.

No sólo en sus novelas, también en sus relatos da buena muestra de su ingenio, haciendo magia con situaciones que no son lo que parecen ser, y acabando por presentar desenlaces a cual más original.

Recuerden este nombre; Luis Ángel Cofiño, y luego no digan que no estaban advertidos.

Francisco José Súñer Iglesias

(Crítica aparecida en Sitio de Ciencia Ficción 5 marzo 2006)