Juan José Aroz Contacto Información legal Nuestra colección

Esencia divina

El cortafuegos

Gabriel revisitado

Domingo Santos

266 páginas · 10 €
Edición agotada

Capítulo 1



El libro de diciembre es nuestro nº 33 y con él hemos alcanzado los diez años de edición absolutamente periódica y dedicada en exclusiva a la Ciencia Ficción en castellano.

En esta temática, somos la colección más veterana y hemos ido propiciando la irrupción en el mercado de nuevos autores y ofrecido también en nuestras páginas a otros ya consagrados.

Gabriel Bermúdez tuvo la amabilidad de permitirnos que el nº 23 fuera su novela larga Demonios en el cielo (Premio IGNOTUS a la Mejor Novela 2002), Ángel Torres Quesada lo hizo en su día con Un paraíso llamado Ara en el nº 14. Con su gran amigo Domingo Santos (Editor de la mítica Nueva Dimensión), forman el trío que podemos considerar como padres de nuestro género.

Pues bien, Domingo Santos (actual director de la revista literaria ASIMOV Ciencia Ficción, edición española) nos ha sorprendido gratamente permitiéndonos publicar para celebrar este aniversario su nueva novela Gabriel revisitado.

No es que haya corregido o dado un retoque a la emblemática Gabriel, simplemente la ha reescrito de nuevo. Con una experiencia de décadas de escritura, edición y traducción, nos cuenta otra vez la historia que marcó un hito en nuestra CF.

Creemos que para todos los aficionados es, como para nosotros, un libro imprescindible que se leerá con interés.

Domingo Santos con el editor, Juan José Aroz



"Hace unos años, Brian Aldiss reescribió un clásico como el Frankenstein (1818) de Mary Shelley en su Frankenstein desencadenado (1973). Gabriel (1962) es el título más clásico de nuestra ciencia ficción, escrito hace ya más de cuatro décadas por un joven de 21 años dotado de una prodigiosa intuición y capacidad narrativa. Como era de esperar, Gabriel fue traducido a otros idiomas apareciendo incluso en la prestigiosa colección Présence du futur de la editorial francesa Denoël. El tiempo ha pasado, la ciencia ficción en España ha crecido precisamente de la mano de la labor como editor y traductor de un Domingo Santos que ha aceptado dejar en segundo plano su gran capacidad creativa como autor en pro de un trabajo encomiable (y que ahora sabemos básico e imprescindible) como creador e impulsor de la ciencia ficción española tal y como hoy la entendemos.

Pero editar y traducir, cuando lo hace una mente inteligente y dotada, enseña mucho sobre el propio arte de narrar. y Santos ha aprendido mucho en estas cuatro décadas.

Por eso ha creído conveniente ofrecernos el mismo relato, la misma peripecia argumental, redactada de nuevo ("revisitada") a la luz de su ya dilatada experiencia. Algo de eso ya se pudo percibir en el paso de su primera antología de relatos (Meteoritos, de 1965) a las posteriores (por ejemplo, Futuro imperfecto de 1981). Una evolución que iba desde los temas clásicos en un tratamiento narrativo convencional a temas nuevos más centrados en las preocupaciones personales del autor y, eso también, presentados en un envoltorio narrativo mucho más interesante y moderno.

Así ocurre también en este brillante y exitoso experimento que es Gabriel revisitado. Se nos cuentan las mismas peripecias y aventuras de ese prodigioso robot dotado de libre albedrío, en un nuevo envoltorio narrativo que dice lo mucho que Santos ha aprendido en el arte de narrar. Gabriel revisitado, curiosamente, narra lo mismo que el viejo Gabriel, pero lo hace mucho mejor, con mucha más profundidad. Ahora se hace referencia a los ordenadores, se citan esas Leyes Fundamentales de la robótica en la formulación clásica asimoviana pero, sobre todo, se mejora la estructura, se perfilan los puntos de vista, se llenan los tiempos muertos, se profundiza en las reflexiones que los personajes (y el autor) desean hacer para que "entremos" en la problemática de ese robot inolvidable que, dotado de libre albedrío, es un ser humano.

He leído en paralelo las dos novelas, la antigua y la actual, y les recomiendo que lo hagan si pueden. La comparación es un buen curso de cómo narrar, impartido por un verdadero maestro. Me sigue gustando el viejo Gabriel, pero me sorprende constatar cómo un maestro como el Santos actual es capaz de respetar al joven e impetuoso Santos de hace cuatro décadas, al tiempo que lo mejora y nos muestra su madurez de hoy. La intuición narrativa se ha convertido en dominio y maestría. Lean (relean incluso) la emotivo y filosófica historia de ese robot humano llamado Gabriel. Es un consejo fácil: estoy seguro de que me lo agradecerán."


Miquel Barceló

(Crítica aparecida en ASIMOV Ciencia Ficción nº 19)



Gabriel
Domingo Santos
Col. Nebulae nº 85
Edhasa, 1962

"Hace ya más de cuarenta años que se publicó esta novela firmada por Domingo Santos (Pedro Domingo Mutiño). La colección Nebulae la editó en el año 1962 en su número 85. Después vio una segunda edición en la colección Infinitum Ciencia Ficción de Producciones Editoriales, ya en el año 1975 y con portada de Enrich que recuerda mucho al tebeo 5 x Infinito. Ahora, la faneditorial Espiral, que dirige Juan José Aroz, anuncia: "Domingo Santos (...) nos ha sorprendido gratamente permitiéndonos publicar para celebrar este aniversario (los diez años de Espiral) su nueva novela Gabriel revisitado. No es que haya corregido o dado un retoque a la emblemática Gabriel, simplemente la ha reescrito de nuevo (...) nos contará otra vez la historia que marcó un hito en nuestra cf".

En la HispaCon de Barcelona 2002 tuve el placer de compartir muchos ratos de charla con Domingo Santos, que me contó, a mí y a cualquiera que se animaba a acercarse a nosotros, las muchas anécdotas que le sucedieron editando Nueva Dimensión. Tuvo la amabilidad de enviarme un ejemplar de la novela que no había tenido ocasión de leer, aunque había oído hablar de ella abundantemente. Por estas cosas de la escasez de tiempo no le había puesto el ojo hasta hace unas pocas semanas.

Domingo Santos es el patriarca de la ciencia-ficción española. Su contribución al renacimiento y engrandecimiento de la edición en España es indiscutible. No es éste lugar para mencionar sus múltiples contribuciones en forma de escritura, traducción o edición de libros, novelas y relatos de ciencia-ficción tanto españoles de origen como extranjeros. Después de tantos años sigue en la brecha y es actualmente director de la revista Asimov que edita Robel.

Gabriel es una novela primeriza e indudablemente influenciada por los robots de Asimov que consigue, sin embargo, transformar el robot asimoviano en una suerte de experimento que trasciende el mundo de la robótica. Mientras que Asimov escribe casi novela negra con sus robots, Santos hace de su novela una extrapolación sociológica amén de dotar a su robot, Gabriel, de una serie de virtudes de los que carecen los de Asimov.

La historia hoy en día nos puede sonar muy conocida, pero no lo era en la época en la que se escribió y menos en España. Gabriel es un robot que carece de las leyes limitadoras de la robótica. El experimento Gabriel consiste en crear un robot que vaya mas allá de la ciega obediencia impuesta por los programas maestros, que impiden a sus congéneres realizar ciertas acciones que puedan dañar al ser humano. Gabriel es activado con pleno conocimiento de lo que es. No necesita aprender, ya que se le ha proporcionado una amplia base de conocimientos. Es por tanto un recién nacido con conocimientos y que adquirirá rápidamente experiencia vital. El ser superior que se considera a sí mismo nada mas activado se verá moderado y mediatizado a medida que va conociendo a los seres humanos y compartiendo sus sentimientos. Gabriel se humaniza aunque sigue considerándose distinto. Esta superioridad casi mesiánica va a implicara a Gabriel en la tarea de ayudar a sus "congéneres" humanos intentando evitar la guerra entre la Luna, colonia que trata de independizarse, y la Tierra.

Santos abordó varios temas en esta novela, algunos resueltos con indudable maestría. El problema de la inteligencia artificial es ampliamente desarrollado con interesantes disquisiciones y argumentos. Asimismo, Santos se muestra preocupado por el exceso de maquinismo. Si bien su sociedad está liberada de muchos tediosos trabajos rutinarios, es presa también de las máquinas y ha perdido la capacidad de resolver los problemas sin la ayuda de éstas. El mensaje podría ser que la fe ciega en la tecnología puede acarrear la destrucción de la humanidad. Pero es el tema del nacionalismo el que está tratado de manera bastante interesante para su época, pues Santos concibe éste como exclusivizante. Es verdad que los selenes (los colonos lunares) tienen legítimo derecho a ser ellos mismos, pero este nacionalismo se convierte en odio hacia la metrópoli y en genocidio de los terrícolas que habitan en la Luna.

La novela se muestra en algunos pasajes desfasada y superada por los propios acontecimientos, pero es evidente que esto no era así en el momento de su escritura. Santos, de manera sencilla y con una escritura directa, resuelve los argumentos con una nota elevada. Cabe destacar sobre todo la progresión que realiza el robot al acercarse a la humanidad. Los argumentos empleados se muestran sólidos y están resueltos con oficio. Es una novela que, por su historia y porque realmente resulta muy interesante de leer, no debería caer en el olvido para el aficionado."


Alfonso Merelo

(Crítica aparecida en Bibliópolis)