Juan José Aroz Contacto Información legal Nuestra colección

El ayer vacío

Capítulo 1

Crisálida

E. Gallego y G. Sánchez

216 páginas · 9,02 €
Edición agotada



Eduardo Gallego (Almería) y Guillem Sánchez (Mataró) son en la actualidad el tándem de escritores de nuestro género más conocido por los aficionados.

No en vano desde que comenzaron a publicar en el año 1994 inaugurando la colección ESPIRAL - CF con Nina en el cuaderno 1 y volviendo con nosotros en el cuaderno 5 con la excelente Los inmigrantes, han seguido colaborando enviando relatos, críticas y artículos a diversas revistas, han ganado varios premios literarios, formado parte de la Junta directiva de la AEFCF, etc...

Nosotros hemos querido iniciar el renombrado año 2000, de nuevo y por tercera vez, con otro título suyo.

En esta misma colección pudieron ser testigos, estimados lectores, de cómo empezó la conquista del Sistema Solar (Espiral - CF nº 16, recopilación Impactos en el Tercer Milenio, cuento Como caído del cielo). Las grandes multinacionales acabaron suplantando a los estados y controlaron desde entonces la expansión de la Humanidad en el espacio. Hubo incidentes, conflictos, paradas y marchas atrás, pero en general imperaba el optimismo, el deseo de aventura, de enfrentarse a nuevos desafíos.

En los primeros siglos, la colonización interestelar se llevó a cabo mediante enormes naves generacionales sublumínicas, cuyos viajes duraban una eternidad, o casi. Para evitar que aquellos pequeños mundos encapsulados involucionaran o se volvieran anárquicos, se diseñaron sociedades tranquilas, bucólicas incluso, como las reflejadas en Crisálida. Son personajes comedidos, un tanto ingenuos quizá, pero reflejan el espíritu de una época.

La segunda novela corta que completa el volumen Juegos e instintos, en cambio, es ya otro cantar. Mucho ha llovido desde entonces. La Humanidad se expandió a velocidades más rápidas que la luz, tocó la gloria con sus manos, y cayó por el borde del precipicio. Se llamó la Gran Guerra Alien, o el Desastre. Los viajes hiperlumínicos desaparecieron, y los despojos de una Humanidad mucho más paranoica lucharon por sobrevivir. Poco a poco lo fueron logrando, primero a paso de tortuga, luego con escasos y prohibitivos saltos hiperespaciales. La expansión no fue pacífica, y exigió la creación de tropas de élite. La ingenuidad de la época de Crisálida se esfumó mucho tiempo atrás.