Juan José Aroz Contacto Información legal Nuestra colección

Octavio Cacho

Ramón Merino Collado

Felipe Colorado

“Corazón de Alacrán” (Espiral CF, nº 51)

1- Haznos una pequeña semblanza de ti mismo: quién eres, qué has escrito o publicado con anterioridad.

A nivel profesional soy Ingeniero Técnico Industrial y trabajo como profesor de Matemáticas y Tecnología.
Soy muy aficionado al deporte (llegué a ser competidor nacional y árbitro de esgrima), en especial a la montaña: senderismo, trekking, alpinismo, escalada… y escribo una sección de rutas en el diario digital El Guadarramista.
Me considero una persona creativa que intenta encauzar esa pasión a través de la literatura y la fotografía.
Alcancé mi minuto de gloria con Om, la montaña roja novela CF con la que obtuve el Premio Desnivel en 2009.

2- ¿Qué palabra, idea o sentimiento puede resumir el concepto de tu libro?

El Mal. ¿Qué sucedería si el Mal surgiese a las puertas de tu casa? ¿Qué estarías dispuesto a sacrificar para mantenerlo apartado de ti?
Una segunda tesis consistiría en la inutilidad de predecir el futuro.

3- ¿Cuánto has tardado en escribirlo?

Algo más de año y medio, con interrupciones. Soy partidario de dejarme guiar por las musas y Corazón de Alacrán ha resultado un texto mártir interrumpido por otros proyectos que han ido surgiendo. Probablemente eso ha mejorado también su acabado.

4- ¿Cómo fue su realización? ¿Te ha costado mucho? ¿O, por contra, te salió de una manera fluida?

Muy fluido porque acababa de terminar una novela histórica (aún inédita). Dicha obra me exigió mucho para encajar la trama y los personajes reales dentro de la cronología de la novela.
Corazón de Alacrán me liberó de ese corsé y me sentí totalmente libre a la hora de crear. Por esas fechas visité la Feria del Libro y me quedé prendado de la literatura negra nórdica. Decidí entonces que Schedir, el protagonista, fuese un híbrido de Philip Marlowe y Guillermo de Baskerville, en Lbiana, una desangelada macrociudad con reminiscencias de Blade Runner y Matrix.

5- ¿Lees mucha CF? Coméntanos alguno de los últimos libros que hayan caído en tus manos.

En realidad soy más cinéfilo que lector. Los últimos títulos han sido Mercaderes del espacio una distopía impactante que gana con el tiempo. Y Crónicas de la Tierra y el Espacio de Domingo Santos, nº 48 de Espiral CF, una antología que llega a rozar el lirismo.

6- ¿Quienes son los autores que más te han influido?

En CF, Julio Verne y Asimov. El segundo es para mí el escritor prospectivo perfecto dado su enorme bagaje científico, cultural y humano. También soy fan de las novelas de espionaje que se desarrollan durante la 2ªGM o la guerra fría. Me encanta Follet, le considero uno de los novelistas de masas más completo; y Frederick Forsyth.

7- Tanto de CF como de cualquier otro género, ¿qué libros son los que tú puedes considerar obras maestras y por qué?

Cervantes y Shakespeare son referentes universales.
El coloquio de los perros es una pequeña genialidad del español que parece recién escrita.
Cualquier cosa del inglés es como leer un guión del más adictivo thriller contemporáneo. Tiene obras terriblemente oscuras y violentas como Titus Andronicus. Había que poseer un gran valor para escribir obras así en el siglo XVI.

8- ¿Cómo ves el panorama de la CF mundial?

El 12 % de la población mundial ha visto Avatar. Existe un enorme interés por la CF en sus aspectos inspiradores y de crítica social. Tuve la suerte de participar como autor prospectivo en las jornadas Marte y Sociedad del Escorial. Conocí a los grandes de la NASA, Roskosmos e INTA. Fui tratado con gran respeto y deferencia. Incluso los alumnos del curso me sugirieron ideas que he plasmado en Corazón de Alacrán.

9- ¿Y español?

Mientras subsistan editoriales como Espiral, Ajec, Andrómeda… e iniciativas como Sueños del Futuro en internet, que se interesen por promocionar a los autores desconocidos y apoyados por un fiel fandom, lo veo prometedor.

10- Después de este libro tuyo en Espiral, ¿cuáles son tus planes? ¿Estás escribiendo algo ahora mismo?
 
Ya he comentado mi interés por la novela negra. He terminado una novela juvenil sobre ciber delincuencia y estoy trabajando en otra cuyo protagonista es un policía científico y escritor, intentando resolver un asesinato perfecto…
Por desgracia las editoriales buscan rentabilidad y es muy complicado publicar si no eres un personaje mediático o has publicado bastante. Al respecto opino que la creatividad y la aventura de urdir una gran historia constituyen una recompensa en sí mismas para el escritor.