Versión de texto
Versión de texto

Juan José Aroz Contacto Información legal

Versión imprimible

José Cuervo Alvarez

Juan Carlos Planells

Joan Antoni Fernández

"Esencia divina" (Espiral - CF nº 34)

1.- Haznos una pequeña semblanza de ti mismo: quién eres, qué has escrito o publicado con anterioridad.

Nací en Barcelona en 1957 y ya desde pequeño me apasionó la lectura, los cómics y el cine. Acuciado por una compulsión irresistible empecé a escribir relatos cortos desde muy joven. Un buen día me decidí a probar fortuna, enviando mis narraciones a los concursos. Creo que he participado en (casi) todos los concursos habidos y por haber, aunque con desigual fortuna. A veces no he llegado a ganar... y otras tampoco. Durante mucho tiempo tuve el síndrome del Eterno Finalista, pues siempre me quedaba a las puertas. Incluso llegué a quedar primero en un par de ocasiones, yéndose los premios al traste (ASCII, Terra Ignota, A Quien Corresponda...) En fin, que lo mío parece ser no ganar premios, aunque sea por los pelos.

Mi primera publicación fue en Espiral con el libro Reflejo en el agua (Espiral CF, 1995). Tras publicar varios relatos en revistas y antologías, llegó mi segundo libro, Policía sideral (Libro Andrómeda, 2000). De nuevo salí en esta colección, Vacío imperfecto (Espiral CF, 2001) y volví a ser editado en un sin número de antologías (creo que en nueve libros diferentes, ya he perdido la cuenta). He sido colaborador asiduo de la revista Nitecuento, de la web NGC 3660 y de BEM On Line, lugares donde actualmente escribo con asiduidad tanto relatos como artículos o críticas de cine.

2.- ¿Qué palabra, idea o sentimiento puede resumir el concepto de tu libro?

Es difícil, pues estamos hablando de tres historias distintas. No obstante, yo creo que hay una palabra que podría en cierta manera unirlas. La palabra es "esperanza". Los protagonistas de las tres narraciones tienen en común su condición de seres derrotados. El mundo, la sociedad, el universo entero parece condenarles al fracaso. Todo se vuelve en contra de ellos, son los eternos perdedores. Pero a pesar de todo, de alguna manera, en cada relato siempre hay una pequeña luz que da paso a la esperanza. Lo que trato de decir es que, aún en la peor de las derrotas, puede existir un atisbo de victoria. Siempre podemos levantarnos, lamer nuestras heridas y seguir adelante. Tal vez nunca alcancemos lo que anhelamos, pero a lo mejor llegamos a obtener algo incluso mejor.

3.- ¿Cuánto has tardado en escribirlo?

No demasiado, aunque han sido elaboradas en tiempos diferentes. La narración que me resultó más fluida fue Esencia divina, tal vez porque siempre la tuve muy en mente, como las secuencias de una película. Yo soy un escritor muy compulsivo y cuando me ronda una idea en la cabeza soy capaz de trabajar un montón de horas al día hasta desarrollarla por completo. Es como un parto, y aquí no valen cesáreas.

4.- ¿Cómo fue su realización? ¿Te ha costado mucho? ¿O, por contra, te salió de una manera fluida?

Ya he contestado a eso, mira qué bien. Diré que mi método de trabajo consiste en darle vueltas y vueltas a la idea en mi cabeza. Hasta que no lo tengo todo bien perfilado no me pongo a teclear. Como consecuencia, cuando lo hago sé muy bien lo que quiero y hacia dónde voy, por lo que no suelo perder mucho tiempo. Claro que luego hay que repasar lo escrito, que siempre se acaban rectificando algunas cosas.

5.- ¿Lees mucha CF? Coméntanos alguno de los últimos libros que hayan caído en tus manos.

Leo todo lo que puedo, no hace falta que sea CF. Pero debo confesar que la última novela que ha caído en mis manos es UMMA, de mi tocayo y amigo Juan Antonio Fernández Madrigal. Una maravilla sin paliativos, he disfrutado con su lectura como pocas veces. Hay que leerla, en serio, y no lo digo porque yo haya escrito el prefacio, jejeje.

6.- ¿Quienes son los autores que más te han influido?

Los clásicos, desde luego. Dick, Lem, Asimov, Farmer, Bradbury, LeGuin, Vance... Y claro, siendo el año Verne no podemos dejar de mencionarle.

7.- Tanto de CF como de cualquier otro género, ¿qué libros son los que tú puedes considerar obras maestras y por qué?

A esto ya contesté con anterioridad, así que voy a ser más escueto. El Quijote, que también es su año, cualquiera de Víctor Hugo, Dumas o Poe, las maravillosas historias de Sherlock Holmes, la buena novela negra (Hammett, Chandler o más recientes como Andrea Camilleri), y el Quijote del siglo XX: La conjura de los necios.

Eso sí, que quede bien claro: NO SOPORTO El código Da Vinci. ¡Es una tomadura de pelo! Muy mal escrito, me parece a mí.

8.- ¿Cómo ves el panorama de la CF mundial?

Un poco parado, la verdad. Se escribe mucha cosa pero digamos que, al menos a mí me lo parece, se está difuminando lo que es la CF entre la literatura general. ¿Eso es bueno o es malo? No lo sé, pero ya no existen esos autores genuinos de CF, ahora cualquier escritor se atreve aunque sea de pasada. Vamos, que la tan cacareada globalización ha llegado también a los géneros. Insisto, no digo que sea malo... ni tampoco bueno. Veremos.

9.- ¿Y español?

Mucho ruido y pocas nueces. Alguno se lo tiene muy creído, la verdad. Hay gente muy buena, desde luego, pero parece como si no les quisieran dejar pasar. Aparte del ya mencionado Juan Antonio Fernández Madrigal, están José Antonio Suárez, José Antonio Cotrina, Santiago Eximeno y un largo etcétera que lamento no recordar para añadir a la lista. Pero el problema me parece que radica en la publicación, una especie de embudo que impide el paso a gente nueva o no tan conocida. Los que no son "amiguetes", vamos. Es una lástima porque autores excelentes los hay. Lo que no veo yo tan claro es si existe un público suficiente para absorverlos. Y sobre ciertas editoriales... mejor no hablamos. Yo mismo he tenido varios desengaños, y no creo ser el único.

10.- Después de este libro tuyo en Espiral, ¿cuáles son tus planes? ¿Estás escribiendo algo ahora mismo?

En estos momentos me encuentro preparando una serie de artículos sobre el mundo del cómic para BEM On Line. Tengo una novela larga a medias y sigo en la brecha. Ideas no me faltan. ¿Alguien conoce a un editor interesado?



"Vacío imperfecto" (Espiral - CF nº 21)



1.- Haznos una pequeña semblanza de ti mismo: quién eres, qué has escrito o publicado con anterioridad.

Nací hace 43 años en la ciudad de Barcelona. Ya de jovencito me apasioné por la lectura, siendo mis autores favoritos Verne, Salgari y H.G. Wells entre otros. También a pronta edad me entusiasmó el cómic y, aunque leía el Supermán de Novaro y el Capitán Trueno, flipaba más con las historias de Dani Futuro, Kelly ojo mágico, Zarpa de Acero o Spider (no, no el nenaza de Spiderman, me refiero a Spider, el rey sin corona del crimen). Después, con el tiempo, fui leyendo a gente de mayor calado como Asimov, Heil Heinlein, Tolkien, y mis idolatrados Philip K. Dick y Stanislaw Lem. Respecto al cómic, descubrí la revista Metal Hurlant con autores como Moebius o Richard Corben y la revista autóctona 1984 que después pasaría a llamarse Zona 84. Aquello sí que era calidad.

Mis primeros pinitos como escritor los realicé en la creación de relatos cortos con los que atormentaba a familiares y amigos aunque sin pensar en publicarlos. Pero un buen día me decidí a dar el salto, presentándome al Premio ULTRAMAR con una novela de 300 páginas: Democracia cibernética, basada en un relato corto anterior. Por desgracia el premio se fue al garete al cerrar la editorial y tan magna obra fue a parar directamente a un cajón del que todavía no ha salido. Después, animado por mis allegados, me presenté al premio UPC con machacona insistencia. Desde el '91 he concursado con las obras Unidades de carbono, De la misma materia que los sueños, El enemigo insólito, Alas de mariposa, La mirada del abismo y Esencia divina, habiendo sido nominado en 1995 por Reflejo en el agua, obra que en 1997 me publicó Juan José Aroz en el número 10 de su colección ESPIRAL, acompañado por el relato Soplo mágico y aderezado con una portada sensacional.

Aparte del libro mencionado he publicado el relato "Virtual" en la antología de ESPIRAL Impactos en el Tercer Milenio, así como otro volumen en la colección Libro Andrómeda de Claudio Landete, titulado "Policía Sideral" y que consta de tres relatos: "Ciento ochenta latidos", "El crimen más grande del mundo" y "La Zona Oscura". Gané el primer y tercer premio del III Concurso de Cuentos ASCII con dos relatos inéditos, pero mi mala suerte hizo que también esta asociación se disolviera sin que yo llegara a tocar el premio ni ver publicada mi obra. Después quedé nominado en el II Concurso de la revista El Melocotón Mecánico por mi relato "Bebé a bordo" que, si nada se tuerce, saldrá próximamente en un libro de antología en la colección Albemuth. También quedé nominado en el II concurso internacional de cuentos de la revista A Quien Corresponda, donde publicaron mi relato El crimen más grande... Y para no perder la costumbre, fui nuevamente nominado en el reciente Premio ESPIRAL por mi relato Manzanas en el Paraíso. El 17/11/00 he resultado finalista en el XII Certamen Literario "Alberto Magno" de CF de la UPV con Algo de ti en el e-mail.

2.- ¿Qué palabra, idea o sentimiento puede resumir el concepto de tu libro?

Tal vez la palabra más idónea sea libertad. Durante toda la obra trato de crear una atmósfera opresiva, un círculo cerrado donde el protagonista va saltando a través de diferentes entornos, corriendo infinidad de aventuras en una espiral previamente diseñada y de la que parece no haber escape. Pero él se rebela contra semejante orden de cosas, contra los amos que mueven los hilos de su existencia. Quiere recordar, quiere saber, quiere sentir, decidir por sí mismo. En realidad se halla inmerso en la búsqueda de su propia identidad. Dentro del mundo irreal que le envuelve lo único auténtico es su ansia de trascender, de poder decidir su futuro sin interferencias externas. Hasta que al final se establece un equilibrio y el personaje vuelve a entrar en el círculo aunque esta vez lo hace por propia voluntad. ¿Ha ganado o ha perdido? La respuesta la ha de decidir el lector, yo sólo planteo la pregunta.

3.- ¿Cuánto has tardado en escribirlo?

Tardé algo más de cuatro meses, pues ya tenía una idea bastante clara de la historia.

4.- ¿Cómo fue su realización? ¿Te ha costado mucho? ¿O, por contra, te salió de una manera fluida?

La idea había ido madurando en mi mente desde hacía cierto tiempo, aunque no me puse en acción hasta saber que podía ser publicada. Escribir una obra de 300 páginas requiere sacrificar el tiempo destinado a otros menesteres, como puedan ser las narraciones cortas que son más fáciles de colocar. No me costó demasiado plasmarla en el ordenador, lo cual me sorprende a mí mismo, y su confección fue bastante fluida. Normalmente escribo un capítulo y luego lo repaso puliendo lo que no me gusta. Eso sí, tuve que documentarme sobre el antiguo Egipto y otras épocas medievales a las que hago referencia, así como sobre la figura de Giordano Bruno de quien hice un homenaje al celebrarse su aniversario.

5.- ¿Lees mucha CF? Coméntanos alguno de los últimos libros que hayan caído en tus manos.

Actualmente no leo tanto como quisiera. De lo último me ha gustado mucho Nuxlum de José Antonio Suárez, y no es coba para la colección. Genial el Viaje a un planeta Wu-Wei de Gabriel Bermúdez y La piel del camaleón de Domingo Santos, incluida en su especial Sol3. También acabo de releer las nuevas ediciones de Las estrellas mi destino (o sea Tigre, tigre) de Bester y Ubik de Dick. Ahora mismo estoy disfrutando con Las doradas manzanas del sol de Bradbury.

6.- ¿Quienes son los autores que más te han influido?

Philip K. Dick y Stanislaw Lem por su concepción del universo y los mecanismos que lo mueven, unas gotas de Asimov (sobre todo sus diálogos o cómo no decir nada y ser interesante), el ritmo trepidante de Philip José Farmer y sus infinitos mundo-lahostia, las complejas y maravillosas sociedades de Jack Vance, la poesía de Ray Bradbury, el sentido de la maravilla de Julio Verne, el socialismo pesimista de H. G. Welles... En fin, seguro que me dejo muchos más, pero ahí están los principales.

7.- Tanto de CF como de cualquier otro género, ¿qué libros son los que tú puedes considerar obras maestras y por qué?

¡Uf! No acabaría nunca. Empecemos por un clásico: Don Quijote de la Mancha que para mí es una especie de Biblia, o sea el libro de los libros. Desde el ladran luego cabalgamos hasta el mejor no meneallo es una lección continua de cómo crear una atmósfera y explicar una sociedad y unos personajes que resultan universales. Imprescindible.

Para no alargarme pondré sólo unos cuantos más: Los miserables y El Noventa y Tres de Víctor Hugo, El judío errante de Eugenio Sué, las obras escritas por Alejandro Dumas y sus negros, Crimen y castigo, Las aventuras de Arthur Gordon Pym de Poe, Las minas del rey Salomón, la mayoría de las obras de Julio Verne y las narraciones de Conan Doyle sobre Sherlock Holmes o el Mundo Perdido, las novelas negras de Dashiell Hammett y Raymond Chandler o su sucesor actual James Ellroy (L.A. Confidential), La conjura de los necios, etc., etc.

Respecto a las obras propiamente de ciencia-ficción, aparte de los clásicos como R.L. Stevenson, H.G.Wells o Julio Verne, destacaré Un mundo feliz de Huxley y 1984 de Orwell, así como la serie de la Fundación de Asimov, Dune de Herbert, la serie del Mundo del Río de Farmer, la Tierra Moribunda o su fabuloso Los lenguajes de Pao de Vance, el mundo de los No-A de Van Vogt, El juego de Ender, La voz de los muertos y Maestro Cantor de Orson Scott Card, Hacedor de estrellas de Stapledon, la Historia del Futuro de Heinlein, los magistrales relatos cortos de Frederic Brown, La mano izquierda de la oscuridad de Úrsula K. Le Guin, Crónicas marcianas y Fahrenheit 451 de Bradbury, ¡Tigre! ¡Tigre! de Bester, Ubik, El hombre en el castillo o cualquiera de las obras de Philip K. Dick, Solaris, Ciberiada o los hilarantes Diarios de las estrellas de Stanislaw Lem, Todos sobre Zanzíbar, de John Brunner, Empotrados de Ian Watson, El mundo invertido de Christopher Priest, Hyperion de Dan Simmons, Incordie a Jack Barron o la extraordinaria Los jinetes de la antorcha de Norman Spinrad, El señor de la luz de Roger Zelazny, y para acabar, quedándome muchos en el tintero, una obra autóctona: Gabriel de Domingo Santos.

8.- ¿Cómo ves el panorama de la CF mundial?

Lo veo, que no es poco. Aparte de Greg Egan, sin duda el autor más personal de la actualidad, no hay demasiada originalidad y sí mucho Start Tontería, la pavada continúa. Cierto que Connie Willis o Robert J. Sawyer, por ejemplo, son buenos escribiendo, pero echo en falta el sentido de la maravilla, todo es demasiado trillado y convencional, incluso ñoño, como una novela de Danielle Steel ambientada en un laboratorio o en una nave espacial. En la mayoría de las obras actuales existe un cierto desequilibrio entre la parte científica y la parte literaria, a excepción de los ya clásicos Tim Powers o Stephen Baxter. Lees parrafadas enteras de lo que parece una sesión de psicoterapia barata del tipo: "¡qué raro, mi marido nunca toma dos tazas en casa!", o bien parece que tengas en tus manos el prospecto de algún medicamento. Es una extraña mezcla entre Vacaciones en el mar y un documental científico de la National Geographic. ¡Terrorífico!

9.- ¿Y español?

No lo veo. Existe en estos momentos gran cantidad de buenos escritores y mucho material pero poco sitio para publicarlo. Luego, dentro del fandom, funciona mucho el amiguismo y si tú no perteneces a determinada cuerda, no existes. Siempre publican los mismos y en los mismos sitios. Claro que también siempre los leen los mismos, así que se ha creado un círculo vicioso perfecto. Por fortuna todavía existen algunos faneditores (pocos) quienes, al igual que Asterix, continúan resistiéndose frente al temible acoso de la Uniformidad imperante, apostando por gente nueva. Lo malo es que carecen de poción mágica. Creo que la única solución está en expandirse y tratar de llegar al gran público en general. No olvidemos que la ciencia-ficción también es literatura.

10.- Después de este libro tuyo en Espiral, ¿cuáles son tus planes? ¿Estás escribiendo algo ahora mismo?

Si el público no me corre a gorrazos, a principios del 2002 espero publicar una novela corta titulada Esencia divina dentro de la colección Libro Andrómeda que edita Claudio Landete, así como diversos relatos en un par de antologías suyas que están a punto de salir. Por supuesto que continúo escribiendo: varios relatos para concursos y una próxima novela corta para el UPC. Lo que son ganas no me faltan.